dissabte, 9 d’abril de 2011

Música


¿Quién habrá inventado la música? Y el viento? El mar? La lluvia? Cuándo habrá nacido la armonía? Qué habrá sonado primero? El lenguaje de la brisa o el canto del ruiseñor?


Desde una a otra orilla y viceversa, la música cruza el puente y la recibimos con los brazos y oídos abiertos. A veces ella calma y a veces enardece. Acaricia a los niños y adormece a los viejos.

Cuando llueve es el canto de las nubes. La música es un arrabal del cielo y es el único paisaje que disfrutan los ciegos. Beethoven nos abriga y Mozart nos refresca.


Hay tonadas que enhebran los silencios y el silencio se convierte en música. Los esclavos y los presos se renuevan en el canto y esa música es su única libertad. Con la música respiran y si algún guardia la prohíbe, igual cantan en silencio.


La música es un premio, un recurso, una victoria. Con alegría o congoja la música nos vive y nos revive. Cuando alguien nos dice que nos vayamos con la música a otra parte, sin vacilar nos vamos, dichosos de que nos siga acompañando la felicidad de sus sonidos.

Mario Benedetti

1 comentari: